Está bueno ésto, eh

   Los días siguen transcurriendo en Australia. Lo primero fue todo nuevo, así que me explayé un poco de más. Ahora empezó la rutina por lo que seré más conciso.
   Entre otras novedades que ocurren acá, después de mucho tiempo me reencontré con mi amigo Racinguista y quien  me incentivó mucho el viaje, “el Kave”, con quien ya compartí mates, tardes de playa, asados y, obvio, charlas de Racing. Él se encuentra acompañado por su amada “Vicky”. Están recién llegados de dar unas vueltas por Asia luego de vivir un año en New Zealand.
   Hace unas semanas llegó  también el gran “Sola”, conocido acá como “Tronco” por su trabajo de jardinero. Aunque si nos guiamos por sus apodos laborales en cualquier momento será conocido por “Patova”. Con él ya pude disfrutar distintos momentos en estas últimas semanas y también “rapear” un poco en el boliche.
   Por mi parte ahora trabajo en un sólo restaurante, así que ya no soy tan infeliz (?). Dejé de lavar platos seis días a la semana para hacerlo cuatro y únicamente en el bar que era más tranquilo. Puedo charlar con los de la cocina (mi jefe es un Ponja que es un capo), hago más cosas de cocina en lugar de lavar tanto plato y no escucho más a el hijo de puta diciéndome “faster, faster, Nacio”. Aunque me hubiese gustado antes de irme poder decirle “¿You want faster?  Come and make it you, LA CONCHA DE TU MADRE”!!! Pero como el otro restaurante en el que trabajo queda pegado no podía quedar en malos términos. Los tres días que me quedan libres los uso para hacer trabajos aislados como Roofing (arreglar techos) o mudanzas, que es duro, pero por la plata baila el mono, vio.
   En la casa hubo algunos cambios, entre ellos la ida de mi deportólogo y colega laborar, “El  Cruz”. Es por esto y como dije en el post anterior, para no aburrirlos, pero sobre todo para que haya en el blog con una pluralidad de opiniones, le voy a ceder el espació al primer columnista; Juan Cruz Van Geldren. Los invito a leerlo…
   Buenos días para todos los seguidores del blog Paso a Paso, perteneciente al señor Ignacio “Sofo” Schcolnik.
   Como ya me presentó Sofo,  yo soy Juan Cruz Van Gelderen y compartí con este personaje el primer mes y medio de mi viaje. Al Sofo lo conocía muy poco de Buenos Aires por medio de nuestro amigo en común Peto Valy, pero acá en Australia profundicé mi relación a lo largo de  este mes y medio de convivencia. En el transcurso de estos 45 días no hubo un sólo día en el que el tipo no me sorprenda con algo nuevo, te enterás de cosas como que el tipo fue Fan de Shakira (¡La fue a ver a Veléz!) Me lo imagino con bandana en la cabeza haciendo la coreo de Ciega, Sorda, Muda.
   Ahora siguiendo con su pedido  voy a pasar a contarles brevemente como viene un poco mi viaje.  La verdad que a mi me hubiera gustado escribir mas acerca de anécdotas y cuentos del protagonista del blog a lo largo de este viaje, pero acá el es el Magneto del blog y las reglas las pone él. La libertad de expresión en el blog Paso a Paso  no existe.
   Las consignas que me paso fueron las siguientes:
  • Contá brevemente tu viaje.
  • Qué esperabas del viaje.
  • Qué encontraste en Australia
   Se nota que fue coordinador de confirmación mucho tiempo, no se salió del esquema clásico.
   Mi viaje arrancó el 21 de Agosto, y encaré directamente para Manly porque sabía que había gente conocida que me podía ayudar a ubicarme los primeros días. También me habían comentado que el lugar estaba muy bueno y que había bastante laburo. A mí que había venido con la plata justa me venía bien. Así fue que llegue y me encontré con Manly tal cual me lo habían descripto, un lugar muy lindo en el que a los dos días ya tenía trabajo.
   Estuve un mes y medio en Manly viviendo con Sofo y toda la banda de Malvern 31 (La casa en la que vivimos). Hace 4 días conseguí un trabajo en el campo, así que arranqué para acá. Un cambio de 180 grados. Pasé del fulbito, el tenis, la playa, los asados y hablar todo el día en Castellano, a estar en el medio del campo sin ningún argentino y sin muchas actividades para hacer mas que trabajar. No me fui porque la estaba pasando mal en Manly, si no todo lo contrario. Estaba tan cómodo que tenía miedo que si conseguía un laburo mejor al que tenía (era el lavaplatos del restaurante más concurrido de Manly, 6 horas atajando cacerolas y platos), este todavía más cómodo y  esa comodidad me ate más y me impida seguir con el viaje que yo tenia planeado y los objetivos del mismo, que eran entre ellos mejorar el Inglés, conocer distintos lugares y gente de otras partes del mundo. Eso era lo que esperaba del viaje. Tratar de crecer en cierta manera.
   La verdad que la estaba pasando bien en  Argentina pero siempre tuve ganas de hacer un viaje así y como mi situación personal era muy favorable para poder arrancar un viaje de este estilo, arranqué nomás y acá estamos. Ya veremos qué pasa.
   Todavía no puedo hacer un análisis muy amplio sobre con qué me encontré en Australia porque estoy hace un mes y medio, pero por lo que pude ver me encontré con un gran país, al igual que Argentina, pero la diferencia es que acá las oportunidades son muchas más, querés trabajo, conseguís. Querés una bici, te la encontrás en la calle (la gente se compra una bici nueva y saca la vieja a la calle). Te falta un PC te la comprás con una semana de laburo. Lo mismo con un auto y así con todo. No sé si es mejor o peor que Argentina pero que hay más oportunidades y todo se consigue más fácil (por lo menos lo material).
   Eso fue todo!!
   Les mando un saludo muy grande para todos los seguidores del Sofoblog.
   Muchas gracias Cruz por tu aporte. Me hubiese gustado suprimir algunas partes, pero me estarías tratando de facho. Mi situación previa al viaje era parecida a la de él y lo es ahora también. Tal como contó, Manly es un lugar espectacular para vivir, pero capaz no tanto para buscar eso que uno vino a buscar en un principio. Es por eso que en los próximos días yo también me estaré mudando de acá en busca de algo nuevo. por lo que el próximo post será desde otra Ciudad a definir en estos días. Por el momento seguimos disfrutado de este lugar.
   Se extraña, sí,  y más si mientras escribo estas últimas líneas chateo con mi amigo “Francis Fort” (Fran Gonzalez Mazza), pero acá seguimos pasandola bien. Como dijo Cruz, mantenemos costumbres y actividades. Le seguimos metiendo al trainning y me mantengo informado con la radio y el diario. Gracias a  FPT con Kave seguimos semana a semana la remontada de Racing! ¡RACING, SÍ PUTOS NO!
   ¡Abrazo grande y buena semana para todos!
   Sofo.
   Autor: @sofoschcolnik
   Columnista invitado: @cruzvg
Anuncios
Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Cap. 3, Melbourne

  Como mencioné en el último post, la próxima vez que escriba lo iba hacer desde una nueva ciudad. Es aquí que me encuentro escribiendo desde Melbourne, donde estoy viviendo desde hace tres semanas.

   Después de analizar distintas opciones como Perth (quedaba muy lejos), el campo (había que hacer un trabajo muuuy duro bajo 40º y una invasión de bichos) u otro balneario me decidí finalmente por venir a Melbourne. Sin saber mucho acerca, más que es una ciudad grande, que pertenece al estado de Victoria, de las más importantes de Australia (fue capital), Hay muchos jóvenes y extranjeros y no tiene tanta playa (que es una de mis principales condiciones a la hora de elegir destino). El otro gran problema es el clima acá. Se nubla, sale el sol y se levanta viento, todo en cuestión de minutos. Iba a venir como turista, me quedaba cerca (1000km de Sydney) y lo que había escuchado me había gustado, así que finalmente me decidí por ésto.

20141024_193555

   Vivo en el barrio de St. Kilda, que es donde viven la mayoría de los jóvenes extranjeros. Es una buena ubicación para lo grande que es la ciudad, aunque admito que me gustaría estar a no más de cuatro cuadras de la playa, como acostumbro. Hoy estoy a diez minutos de bici, al igual que del trabajo. Acá las distancias son muy largas, se usa mucho el transporte público (tenés tram, tren y Bondi por todos lados), pero es muy caro así que por suerte ya tengo bicicleta que me lleva a donde necesite.

   El principio, como toda llegada fue complicado. Algo totalmente distinto a Manly y a lo que me había acostumbrado en los primeros dos meses. Desde que me venga a buscar Ine al aeropuerto, me dé alojamiento, asesoré turísticamente. Llegar a Manly con todo acomodado, gente conocida y conseguir trabajo rápido. Ya no más andar en grupo de amigos y conocidos. La playa y la rambla a dos cuadras para correr. Las canchas de tennis a otras tres cuadras, el asado semanal y la linda rutina que ya estaba armada. Admito que era raro, casi una irrealidad, demasiado perfecto todo en Manly. También cómodo, porque está todo muy al alcance y un poco lo que buscaba era salir de la comodidad que tenía en Bs.As. No había tiempo para extrañar casi. Excepto estar en Racing e ir a la cancha, en menor o mayor medida tenés todo. Incluso la familia y los amigos, si bien no es lo mismo, hoy en día estás en permanente contacto a través de cualquier medio. No por hacerme el aventurero (si hay algo que no tengo es aventura), pero necesitaba algo más complicado. Lo que digo de Manly no lo digo a modo de crítica, sino como simple opinión. Seguramente si tengo que elegir un lugar para vivir de estos dos elijo Manly, no lo dudo, pero ahora necesitaba más una experiencia de este tipo, más que la vida “chill” que bien saben me gusta y disfruto.

   Digo que era casi una irrealidad Manly, porque haya se escuchaba mucho argentino criticar constantemente al país, a este gobierno (como si fuesen los únicos culpables) y hacer comparaciones con Australia. Desde mi poca, poquísima experiencia, si Australia es primer mundo, Manly está por encima de cualquier otra categoría; trabajo, playa, calidad de vida, cualquier deporte (pero cualquier eh), lo podés hacer y lo que quieras hacer lo podés hacer porque tenés tiempo y haciendo un trabajo muy duro físicamente, pero sin tener responsabilidades, vas a tener un sueldo que te permita vivir bien y ahorrar. Mantenés costumbres argentinas, te movés entre argentinos, no tenés problema de idioma. Acá no tenés compromisos sociales, laborales, estudiantiles, tampoco problemas económicos y la política no te estresa. Esto hace también que uno no esté a las corridas como lo está en Bs.As. Imagino que sería distinto en el caso de que alguien que es residente y tiene también otro tipo de trabajo, familia, etc. Es por eso que creo yo, en mi humilde opinión, que si bien Australia es un país espectacular, la principal ventaja, como bien decía Cruz en el post anterior, es lo material. Como dije, acá con un sueldo básico, que no genera ningún stress mental, podés acceder a cualquier bien material y pasarla bien. Sí, es verdad que el transporte público funciona perfecto, el empleado público te atiende bien, la policia es amable, no se corta la luz. Acá todos los “gurises” van a la escuela  en tiempo y forma y tampoco hay el nivel de inseguridad que hay en Argentina, pero tampoco es normal en (casi) ningún lugar del mundo dejar una bicicleta afuera sin candado y que no pase nada (en Melbourne por lo menos sí pasa). Tampoco acceder a cualquier bien con un sueldo básico es lo normal. Acá también te quieren ventajear todo el tiempo el sueldo y las horas de trabajo. Se cagan de risa si no entendés algo y hacen chistes internos. Te agitan cuando el negocio está “busy” y cuando está “quiet” te mandan a tu casa para no pagarte un par de horas más. A su vez, las culturas son  muy distintas. Creo yo que si uno quiere salir del quilombo de Bs.As o de las ciudades grandes de Argentina, se puede vivir tranquilo en cualquier lugar del interior del país, de las costa argentina, uruguaya o alrededores, que podés tener la misma calidad de vida, sólo que capaz no tenés tanto acceso a esos bienes materiales. Aunque es verdad también que uno acá está en constante ahorro, sin tener los gastos de vida que uno tiene en Bs.As. Puede llegar a ser un tema no menor, e incluso en muchos casos una necesidad, ya que entiendo que una persona que tiene que mantener una familia muchas veces el salario “normal” no le alcanza y acá sí, de hecho eh conocido gente que vino porque realmente no podía o se le hacía muy difícil mantener su familia allá, pero creo que es la principal diferencia. Después hay otras cuestiones como las ya mencionadas que hacen diferencia también, pero que creo que eso lo podés encontrar en otros lugares también. Conclusión de esta humilde y personal opinión, vivir acá es espectacular, pero creo que no es la realidad del mundo, ni Argentina es el peor país del mundo como para decir: “No me interesa lo que pasé ni me interesa volver”, como se escucha mucho.

  En Melbourne llegué a una casa con gente desconocida (buena gente igual), que fue cambiando entre argentinos y algunos extranjeros y hoy somos dos argentinos y dos de Estados Unidos, lo cual viene bien para el inglés. Buscar trabajo también fue más complicado ya que a diferencia de Manly estaba solo y sin contactos, que allá eran muchas veces quienes te pasan trabajos. Acá la ciudad es muy grande y el principal trabajo es en Hospitality, que es lo peor. Cuando pensé que el jugador de fútbol era la peor raza de profesionales, me encuentro (con el perdón a mis amigos cocineros) con que los cheff son la peor mierda que hay!

   Las primeras semanas fueron medio difíciles, pero por suerte ahora ya estoy más acomodado. Conseguí trabajo rápidamente, no es el mejor ya que estoy de Kitchenhand en dos lugares nuevamente, pero la remuneración es buena entonces puedo trabajar unos días a la semana y los otros hago otros trabajos. Definitivamente la cocina me gusta, pero para la casa y la elaboración de dulces, no para la presión de un restaurante.  En uno el jefe es complicado por demás, y el restaurante es bastante busy, pero por suerte como empecé hace dos semanas sólo trabajo tres días a la semana full time. En el otro el ambiente es muy bueno, algo fundamental para estos tipos de trabajos (de mierda) y es un bar-café, entonces hacen todos un poco de todo. Yo lavo, pero también hago hamburguesas, papas fritas, ensaladas. Los otros días estuve trabajando también de pintor en una casa y a la semana siguiente fui a colaborar en la construcción de esa misma. La idea es seguir ahí los días que no trabajo en restaurante. Es un trabajo duro también, pero es una “mejor vida”. Tener un trabajo con un buen clima es un factor fundamental, ya que muchas veces no son los más divertidos.

20141107_133111

   Para no cortar la rutina deportiva me anoté en un gimnasio (sí, después de siete año retomé un gimnasio), ya que la playa me queda un poco más lejos para ir a correr, así que meto ejercicios ahí y cuando puedo voy a la rambla a correr y hacer un poco de terapia mientras hago running.

   Obviamente que socialmente también era más aburrido que Manly, así que no quedó otra que empezar hablar con cualquiera, ya sea la playa o en alguno de los eventos que fui que se organizan para jóvenes extranjeros. Entre el idioma y que son “otra onda”, costaba profundizar el diálogo, así que a los primeros que vi tomando mate en la playa me les acerqué a charlar y así fue que conocí a Ramiro y Juli, una pareja cordobesa que llegaron acá hace unos meses y hoy son mis compañeros de playa y de vida australiana. También conocí gente de Rosario y algo de France. Como bien decía culturalmente son bastante distintos, así que aprovecho para hacer relaciones sociales a través del deporte. Empecé a jugar fútbol los viernes con un viejo que organiza y a entrenar con un equipo de Melbourne donde juegan latinos y australianos. Los jueves meto tennis en unas canchas donde organizan torneos por equipos. Es un buen momento para estar en contacto con gente de afuera. Es como que a través del deporte se hace más fácil relacionarse.

   Acá también tengo más tiempo para mí. De pasar a estar todo el día en grupo, con mucha gente en la casa, a estar casi todo el tiempo solo y hacer cualquier actividad solo. En la casa somos cuatro y es bastante espaciosa, por lo que está bastante cada uno en la suya, así que imaginen como está carburando el bocho.

   Me fui de Argentina y Racing acababa de perder 4-0 con Tigre de visitante, partido al cual acudí. “Otra vez lo mismo. De candidato a nada”, decíamos todos. Trece fechas después estamos a un punto de RiBer y la ansiedad y ganas de poder estar el domingo en el Cilindro me están matando. Obviamente que ya avisé en el trabajo que los próximos tres lunes a la mañana no puedo trabajar. Algunos me dicen mufa, qué sé yo…

  Estas son un poco mis primeras semanas en Melbourne. Se extraña un poco más ahora y también a Manly, pero todo sigue arriba. Pronto habrá más novedades…

  ¡Abrazo para todos!

P.D: El próximo columnista promete ser de alto vuelo. Lo recomiendo leer…

 20141024_191224 20141026_154127 20141026_164901 20141030_162057 20141031_193003 20141119_234651 20141123_195440 20141123_202443

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Primeras Semanas…

   En este espacio iré contando un poco lo que pasa acá y algunas otras cosas que vayan pasando por la cabeza. Para no aburrirlos cada tanto invitaré algún columnista de lujo a participar. Desde ya que habrá una censura previa.

   Por suerte, todo viento en popa todavía. El martes 26 me bajé del avión en Sidney y ahí estaba mi amiga, Ine Fernandez Huergo, esperandome. La hospitalidad fue la mejor. Martes 7:30am, lluvia, hora pico, Amorita (su hija de un mes) recién despierta y ella se subió al auto y vino a buscarme.

   En el aeropuerto de Auckland, New Zeland, entablé la primer amistad con un compañero Chileno. Él siguió un poco más viaje para arriba así que en el aeropuerto de Sidney lo perdí, pero mantuvimos la comunicación vía Facebook intercambiando información acerca de cómo está cada lugar.

   La recepción de la familia O’Connor desde un principio fue la mejor por parte de los tres integrantes, Ine, José y Amorita (aunque el primer día abuso del llanto). Me recibieron con unos buenos mates y yo aporte uno de los tantos dulces que me traje, los alfajores Deblle. Me asesoraron turísticamente y aunque el clima no acompañaba demasiado pude ir a recorrer la ciudad de Sidney y meter algún almuerzo en una playa “de barrio”. ¡Tremenda ciudad! Hasta los pesos argentinos funcionan acá. Sí, entregas pesos y te los cambian a 8,9USD. Prolija, limpia y ordenada por demás. No se ven papeles en la calle, la gente no se choca y es demasiado amable y paciente (sobre todo con mi “English”). Desde el banquero que te abre la cuenta, el chofer o el ciudadano común al que le preguntas algo y en algunos casos le pedís cinco veces más que te explique porque no entendiste nada y no queda otra que decirle “Sorry, can you repeat me” y ellos te repeat. Obviamente fui al Opera House y recorrí los tremendos parques que tiene la ciudad y la catedral de St. Mary que está muy buena también.

   Después de pasar unos bellos días en familia, de buen comer (clap clap, Ine) y de casi buen dormir, porque costó el cambio de horario, me llevaron muy generosamente a Manly, lugar donde estaba planificado vivir las primeras semanas.

   Manly es un balneario en las afueras de Sidney, a unos 30km de la city. Es chico, pero muy lindo la verdad. Tiene una muy buena rambla para comer, tomar mate o bien recorrerla. Todo queda bastante cerca o está a mano, pero eso sí se extrañan los precios cuidados. ¡¡Everything is very, very expensive!!

   Acá me encontré con los hermanos de Australia. Hasta hace un tiempo conocidos lejanos, pero con el amigo Peto Valy de intermediario, nos fuimos conociendo y hoy se ha formado un gran grupo. Ellos son “El Cruz”, “Marta” y “El Chalo”, que de la mano de estos dos llegaron a los pocos días los últimos integrantes de la casa, la pareja “Cabe- Delfy”. Cabe es Cheff, así que es el responsable de alimentarnos o asistirnos en la cocina y Delfy desde el orden. Sofo hace su aporte gastronómico con la repostería para disfrutar a la “hora del té”. Marta y Chalo aportan la música con sus guitarras y Cruz es el PF/Nutricionista del team.

   En la casa reina la buena onda, la generosidad y la vida sana. No chocolates, no flour, mucha ensalada y training. Me tienen censurado con los dulces, aunque obvio que me doy mis gustos a escondidas, sobre todo del oficial Van Geldren (Cruz) o Aldo Garrido (QEPD). En un 80% comemos ensaladas, después pastas y una vez a la semana nos damos un gusto con el asado. Desayunos lights y muuucho mate. Tenemos un parque a tres cuadras con aparatos de gimnasia, así que arrancamos con unos ejercicios ahí y después metemos running por la rambla. Obvio que “cada uno a su ritmo”. Tenemos unas canchas de tennis a tres cuadras así que aprovecho para ir a jugar también una vez por semana y de a poco se van armando los primeros fulbitos. Los integrantes de la casa no somos los más habilidosos, pero a voluntad nos defendemos. La playa está a dos cuadras así que todos los días la aprovechamos un poco. El clima después de unas dos primeras semanas malas, ya hay sol así que podemos ir a la playa, que está muy buena, aunque todavía no es verano. Los temas de conversación ya se empiezan a agotar, van desde fútbol (en su mayoría), política, sociedad, futurología, “minitas”

   La noche nos sigue dejando en offside, arranca muy temprano acá todo (21hs aprox), así que nosotros desde que arrancamos, dedo va, dedo viene, que chupito por esto, chupito por lo otro, se termina haciendo tarde siempre, pero de apoco nos vamos adaptando a los horarios.

   Después de una semana de tirar CV y después de hacer algunos trials llegaron los primeros laburos como “Kitchenhand” en dos restaurantes a la vuelta de casa.  Más que “Kitchenhand”, termino siendo “Dishwasher”. Uno es más tranquilo que el otro, pero en ninguno parás de lavarplatos un segundo. El trabajo es casi igual en ambos, llego a las 17:hs tengo una hora de lavar lo que dejo mi compañero anterior (no sé que carajo hace), una hora de cortar fruta y verdura y después arranco a lavar sin parar. De lunes a jueves es quilombo, pero controlados, hasta las 21:00hs que cierra la cocina y hay (tengo) que lavar todo y sacar la basura (500kg pesan las bolsas, que vienen pinchadas y me chorreo todo) antes de las 22:00hs, así que ahí me empiezan a apurar y lo único que se escucha es “faster, faster, come on Nacio”. Me traen hoyas, cacerolas, sartenes y todos los utensilios de cocina, me dan indicaciones con su pésimo inglés y no entiendo nada, así que ese es por escándalo el peor momento del día. Yo acostumbrado a mi velocidad crucero (ya conocida), trato de convertirme en el Pulpo Paul, pero mis manos no dan a basto. Sábados y domingos más peludo aún. A fin de cuentas hay peores casos, como el restaurante donde trabaja Cruz, quien se levantaba a las 4:00hs soñando con platos. El resto de la casa ya fue consiguiendo trabajo. Algunos son colegas, con quien ya pienso armar un sindicato, otros Cheff, Nanny y construcción.

   Los partidos de Racing son a primeras horas de la mañana, así que por el momento madrugo, no sé por cuánto tiempo más lo haré. ¡Cómo duele esta realidad! ¡Y algunos que se alegran! Esperemos que cambie pronto esto.

   Lo mejor de jetlag, es poder irme a dormir escuchando a mi amigo Mariano Closs y levantarme escuchandolo a él. En cualquier momento me tiran el celular para que no escuche más radio, pero es lo único que pido que se me respete. También se escucha los programas partidarios, pero ¡Dios mío! ¡Cuánto oportunista y panqueque!

   Esto es un poco las primeras semanas en Australia. Pronto habrá más novedades…

  ¡Fuerte Abrazo!

IMG_20140830_112824 20140827_152004 20140921_143504 IMG-20140908-WA0017 la foto 2 IMG_8115

Publicado en Sin categoría | 5 comentarios